Pasatiempos aristócratas

Chiste de Varios

Un hermoso día de verano, la condesa del Chinchón decidió dar una cena en su mansión de la sierra. Para ello, invitó a las mejores familias de la alta sociedad. Una vez la gente hubo llegado, la aristócrata mujer le comunica a sus invitados:

"Como la cena aún tardará un rato, podemos pasar al salón y entretenernos jugando a las adivinanzas. Por ser la anfitriona, empezaré yo: ¿Larga y afilada cual estilete, por la punta saca y mete y por detrás lleva el ojete?"

Los invitados quedan un tanto consternados y, finalmente, un joven elegantemente vestido responde:

"Señora condesa, creo conocer la respuesta. ¿Podría acaso ser la pilila?"

"¡Pero, señor, qué escándalo! ¡Sebastián, la capa y el sombrero que este hombre se marcha por grosero! En fin, la respuesta obviamente es la aguja. Voy a proponer otra: ¿Grande y blanca la quisiera y que entre las piernas no me cupiera?"

De nuevo, se formó un embarazoso silencio. Al final, un caballero se atrevió a decir:

"Señora condesa, ¿podría estar hablando de la minina?"

"¡Oh, Dios mío, qué mala educación! ¡Y en mi casa! Sebastián, la capa y el sombrero que este hombre se marcha por grosero. La respuesta es bastante fácil: me refería a mi hermosa yegua blanca que se encuentra en mis establos. Bueno, ya casi es la hora de la cena, así que voy a decir una más: ¿Cimbel matutino con forma de pepino que por delante escupe gotas y por detrás le cuelgan las pelotas?"

En esas se levantó un joven mascullando:

"Sebastián, la capa y el sombrero, porque eso es una polla como una olla".

¿Te gusto?


Chistes Relacionados

Leave a Reply