Fea de cojones

Era una mujer tan fea, tan fea, pero tan fea, que cuando pasaba por delante de una obra, los paletas se ponian a currar

¿Te gusto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *