La vieja locomotora

Después de un viaje muy lento por ferrocarril, un pasajero molesto le pregunta al maquinista:
– ¿No podía usted haber venido más aprisa?
– Habría podido, señor, contesta el maquinista, pero no podía abandonar la locomotora

¿Te gusto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *