El escocés de siempre

Chiste de Vehiculos

El señor MacLean iba en un taxi cuando advirtió que a pesar de haber llegado a su destino el vehículo no se detenía.
– ¿Por qué no para usted?
Y gritando el taxista dice:
– No puedo, ¡se han roto los frenos!
– ¡Por Dios!, contesto el señor MacLean. ¡Por lo menos pare el taxímetro!

¿Te gusto?


Chistes Relacionados

Leave a Reply